Nuestras Obras

Programación 4 Noviembre de 2021


Domitilo el Rey de la Rumba


Grupo: Corporación Cultural Nuestra Gente (Medellín)
Fecha: Jueves 4 de noviembre
Hora: 11:00 a.m. y 2:30 p.m.
Lugar: Institución Educativa Alejandro Barrientos – Municipio de Envigado
Función especial para miembros de la institución educativa

Sinopsis
Donde hay “fiesta negra, fiesta indígena, fiesta blanca… mixtura de sonidos, carnaval de danzas enlazados por la historia de un hombre sencillo, de un hombre común que unió la tierra con el cielo en un gran fiestón para que el mundo viviera mejor, más feliz.
Para no olvidar, para recordar que somos esta bella mixtura de razas, llenas de bailes y de color, de fuerzas y resistencias, negro, indio y blanco, baile, música y teatro puestas en la calle para inundar de fiesta la vida, la cotidianidad. Un viaje, una historia que se va contando con el pasar de las calle”.


Rap con Raiz de la Pachamama


Grupo: Linaje Originarios (Valparaíso – Antioquia)
Fecha: Jueves 4 de noviembre
Hora: 4:00 p.m.
Lugar: Institución Educativa Ciro Mendía (Comuna 2)
Función especial para miembros de la institución educativa

Sinopsis
Descubrimos el rap en la plaza de nuestro pueblo. El encuentro con este género musical ocurrió en Valparaíso, un municipio del suroeste de Antioquia. Aquella vez oímos a un grupo de jóvenes rapear sobre el ‘pum-pum-pass’ de la pista que resonaba en unos parlantes. Nos gustó lo que escuchamos. Nos atrajo la manera en que cantaban.
Pedimos el micrófono, también queríamos rapear. Lo hicimos en nuestra lengua. Improvisamos unas líneas y a los muchachos les encantó. “Desde ese momento empezamos a cantar sobre nuestra cultura en nuestro idioma”.
Conformamos el dúo de rap Linaje Originarios. Somos Brayan, y Dairon, escribimos y cantamos los temas en emberá, el idioma de nuestra etnia. Vivimos en el resguardo Marcelino Tascón, a 1 kilómetros de la vía que comunica a Valparaíso con el municipio de Caramanta. Allí pasamos los días trabajando como agricultores, participando en las actividades de la comunidad y componiendo canciones.


Canovaccio


Grupo: Fundación Cultural Teatro Experimental Fontibón (Bogotá)
Fecha: Jueves 4 de noviembre
Hora: 5:00 p.m.
Lugar: Centro de Desarrollo Cultural de Moravia – Calle 82A # 52-25 (Comuna 4)
Entrada libre

Sinopsis:
El amor, la codicia y la gula

Es un espectáculo que recupera la comedia para ser representada en calles, plazas o teatros. Se compone de tres pequeños cuadros escénicos y tres entremeses donde participan los tradicionales Arlequino, Pantaleone, el Capitán, los Zanni, entre otros; quienes interactúan con grandes y chicos.

Es una creación colectiva inspirada en la técnica de la comedia del arte italiana.


Citaborca


Grupo: Corporación Artística y Cultural Acrobatic (Medellín)
Fecha: Jueves 4 de noviembre
Hora: 5:00 p.m.
Lugar: Institución Educativa Santa Teresa (Comuna 2)
Función especial para miembros de la institución educativa

Sinopsis:
Piyi es una niña víctima del maltrato infantil, su realidad familiar al parecer es compleja, generando en ella cambios conductuales y anímicos que marcan su desarrollo como persona. “Citaborca un universo onírico” es obra de circo- teatro que nos relata las aventuras que vive Piyi con sus juguetes, que son su mayor compañía. A través de ellos, la niña devela que es lo que le ocurre y como se siente, hasta sumergirse en un universo paralelo. Allí vive una gran aventura llena de juego y color que le permite dar respuesta a sus preguntas, sintiéndose de nuevo una niña segura, feliz y llena de esperanza. Citaborca nos convoca a reconocer que el maltrato infantil es una realidad que se vive en el mundo, en el país y en nuestro barrio, invitándonos a reflexionar y a reconocer que tanto grandes como chicos, hacen parte de la solución.


Extinción, entre fosas y comunes


Grupo: Fundación Social Teatro Calle Colombia (Bogotá)
Fecha: Jueves 4 de noviembre
Hora: 7:00 p.m.
Lugar: CIC la Esperanza – Cra. 73 #Nº. 96- 105 Castilla (Comuna 5)
Entrada libre

Sinopsis
En un conflicto armado tan cruento como el que se vive hace décadas en Colombia la historia va dejando relatores de los diferentes hechos que conforman este acto de crueldad, testigos que a gritos o sin ellos nos cuentan fragmentos de esa verdad que han vivido y tristemente siguen viviendo nuestros compatriotas. Pero el principal narrador de esta barbarie es quien la vive y sufre y a quien a toda costa el victimario procura “desaparecer”, porque, aunque no tenga lengua para delatar; ellos la mutilaron, aunque no tenga manos para escribir; ellos las cercenaron, es quien tiene toda la verdad, ese testigo directo es el cuerpo de la víctima que se convierte, o lo convierten en una “narración corporal de la crueldad”, un narrador que habla por sí mismo, pues puede ser descifrado a través de las huellas en su piel, en su carne, en sus partes separadas. Pero si pudiéramos entrar en el mundo de los muertos causados por esta crueldad y escuchar su relato no solo descubriríamos su dolor físico, sino más aún, su terrible y eterno dolor de ser y de dejar de ser.

Con la desaparición forzada y el posterior “ocultamiento” en fosas comunes, el victimario es capaz de suspender la vida y la muerte de sus víctimas directas y condenar a sus familiares a privarse de la posibilidad de conjurar los rituales de la muerte, en el espacio (la tumba) y en el tiempo (el duelo). El desaparecido en una fosa común es alguien que no puede ser llorado, sobre su cuerpo, por sus dolientes. La fosa común es parte del inventario de atrocidades con las cuales se pretende desaparecer un cuerpo humano; pero es también, para el familiar que ha esperado durante años el paradero de su ser querido, el lugar y la posibilidad del encuentro con la verdad del desaparecido.

El silencio y la soledad de una fosa común son rotos en nuestra puesta en escena por la narración trágica de un cuerpo que le da vida a su memoria en un esfuerzo por comprender el porqué de su nuevo espacio, de su nueva condición, de su dolor mudo, de su desespero por ser encontrado, de su deseo de tener nuevamente un nombre. Esa memoria que le da vida a su vida, que revive sus amores, sus anhelos, sus sueños. Esa memoria que lo lleva a comprender que las fosas comunes no están hechas para el amor, porque se reconoce como un cuerpo en pedazos, pedazos que se confunden con los pedazos de esos otros cuerpos que amó. Nuestra narración, poéticamente trágica, es la voz viva que no sabe que está muerta.


Memorias de un Pueblo


Grupo: Teatro Rostro de Madera (Bello)
Fecha: Jueves 4 de noviembre
Hora: 4:00 p.m. y 8:00 p.m.
Lugar: Corporación Cultural Nuestra Gente
Entrada libre, con aporte voluntario e inscripción previa a través de las redes de Nuestra Gente

Sinopsis
“Necesitamos que el teatro nos preste su voz para contar nuestra realidad”

En un país donde la desaparición forzada, el desplazamiento y la violencia sexual contra las mujeres se ha convertido en el pan de cada día, no es extraño que una familia en Colombia haya tenido que vivir esta cruda realidad. Memorias de un pueblo nos cuenta a través del teatro la historia de una familia campesina desintegrada por la guerra, los sobrevivientes se ven obligados a desplazarse hacia la ciudad donde creen que posiblemente puedan estar más seguros, no sabemos a dónde irán a parar nuestras víctimas que cada día son más.


XXI Seminario de Teatro, Pedagogía y Comunidad


Fecha: jueves 4 de noviembre
Hora: 9:30 a.m. a 12:30 p.m.
Lugar: Centro de Desarrollo Cultural de Moravia. Calle 82A # 52-25 (Comuna 4)

Temas: Experiencia de Verdad Poética y Creadora
Mirar y narrar la verdad desde el arte comunitario.

Invitados:


Érica Cristina Muriel.

Presidenta Corporación Cultural Nuestra Gente

Taita Leonel Tascón.

Resguardo Indigena Valparaiso (Antioquia)

Max Yuri Gil.
Coordinador Macro Región Antioquia-Eje Cafetero, Comisión de la Verdad.

Ana Milena Navarro.

Corporación Cultural Atabaques.
Cartagena (Bolívar)

Miguel Ángel Gelvez, Clara Inés González.

Asociación Escuela de artes y desarrollo humano “Mario Andrés González Sandoval”. Piedecuesta (Santander)

Gloria Quintero.
Salón del Nunca Más. Granada (Antioquia)